MANCOMUNIDAD TURÍSTICA DE SIERRA ESPUÑA
Click para ver otra imagen
Añadir a Hoja de Ruta
Hoja de Ruta
Reducir texto Agrandar texto

Escalada deportiva

Los asistentes al “Encuentro de Sierra Espuña sobre Escalada Sostenible”, celebrado en el Centro de Visitantes del Parque Regional de Sierra Espuña, siendo en la comarca de la Mancomunidad Turística de Sierra Espuña, el día 26 de Noviembre de 2004, en calidad de ponentes, gestores ambientales y turísticos, deportistas, personal investigador, observadores,… así como los responsables de dirección y gestión del Parque Regional, entidades e instituciones organizadoras, colaboradoras y patrocinadoras, se reúnen para la elaboración y adhesión de esta propuesta de desarrollo sostenible para la práctica de la escalada en el Parque Regional de Sierra Espuña (Murcia) en la forma de declaración:


Considerando que la Humanidad comienza a actuar tratando de satisfacer sus necesidades presentes sin poner en peligro el bienestar y la calidad de vida de las generaciones futuras.
Recordando que la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en junio de 1992, y a través de las recomendaciones de la Agenda 21 y de la Carta de Aalborg, se dirigió a todos los habitantes de este Planeta solicitándoles se comprometieran a asegurar la protección y mejora de nuestro medio ambiente para transmitirlo en las mejores condiciones posibles a nuestros descendientes.
Teniendo presente la Carta Europea del Turismo Sostenible en los Espacios Naturales Protegidos, por la que los representantes europeos de estos territorios, del sector turístico y de sus colaboradores, expresan su voluntad de que dichas instituciones encargadas de los espacios naturales protegidos, así como los profesionales del turismo, favorezcan unas prácticas y unas políticas que cumplan los principios del desarrollo sostenible.
Recordando la Carta de los Valores de las Montañas de Europa, debatida con motivo del Año Internacional de las Montañas que se celebró en el 2002, donde se insta a crear unas condiciones, en el marco de la Unión Europea, que ayuden a todas las zonas montañosas a reafirmar su verdadera importancia sin menoscabo de su identidad
Teniendo en cuenta la Carta sobre Deporte y Medio Ambiente, elaborada en el marco del Congreso Mundial sobre Deporte y medio Ambiente celebrado en Barcelona en marzo de 1996, donde se declara que es responsabilidad de todos y cada uno de los deportistas y de las entidades que los organizan desarrollar sus actividades con pleno respeto a los principios de conservación, defensa y mejora del medio ambiente.
Conscientes y partícipes del conjunto de valores y máximas que se expresan en “La Declaración del Tirol sobre las mejores prácticas en los deportes de montaña”, aprobada por la conferencia sobre el futuro de los deportes de montaña en Innsbruck el 8 de septiembre de 2002, donde se aconseja sobre las mejores prácticas en los deportes de montaña.
Asumiendo los principios que inspiran la Carta Internacional sobre Turismo Deportivo Sostenible, asumida por la Comunidad Autónoma de Murcia el 11 de septiembre de 2004 en la ciudad tunecina de Cartago, donde se unen conceptos esenciales para el desarrollo socioeconómico y cultural como son Turismo, Deporte y desarrollo sostenible.
En la línea de los dos encuentros celebrados hasta ahora del Seminario de Espacios Naturales Protegidos y Deportes de Montaña (Tenerife, diciembre de 1999; Jaca, octubre de 2003), organizado por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada y otras federaciones territoriales y las administraciones estatal y autonómicas responsables del Medio Ambiente en cada comunidad, cuyo fin principal es el de abrir vías de diálogo entre el mundo del deporte y el de la gestión de espacios naturales protegidos para compatibilizar los diferentes usos a desarrollar y el desarrollo sostenible de estos territorios.
Teniendo presente el profundo respeto que el deportista siente por la competición, la promoción y el medio ambiente donde practica su actividad, y que las leyes generales del deporte de la mayoría de países recogen. De su ejemplo hacia todos los ciudadanos de comportamiento sensible y respetuoso con el entorno natural así como de su compromiso por preservar para las generaciones futuras todo el legado del que disfrutamos.
Se acuerda realizar la siguiente declaración, donde se asumen los conceptos y principios que de ella se derivan, articulándolos en torno a los siguientes postulados:

1. Sobre la práctica del deporte de escalada.

“La práctica de la escalada es una actividad deportiva y recreativa tradicional que participa en la formación integral de la persona en una íntima relación con la naturaleza. Desarrolla valores de cooperación entre los que la practican y potencia el aprecio y el interés por la conservación del medio natural procurando su uso de forma sostenible y respetuoso”.

2. Sobre la degradación del suelo.

“Es necesario evitar la degradación del suelo en los espacios de escalada y en sus accesos, respetando los caminos y sendas señalados y existentes. Las zonas de tránsito restringido se han de respetar para proteger entornos sensibles a la presencia de elementos extraños. El uso de atajos y nuevos tramos en la aproximación a las paredes puede deteriorar el manto vegetal y aumentar los riesgos de escorrentía y erosión en épocas de lluvia”.

3. Sobre los ruidos (contaminación acústica).

“Es necesario evitar los ruidos provocados por la presencia humana (gritos y tonos de voz elevados) siendo conscientes de que nos encontramos en el hábitat de numerosos seres vivos que pueden ser sensibles a estas alteraciones ambientales. La comunicación entre los escaladores será pausada y tranquila, desechando voces y sonidos estridentes que alteren la tranquilidad de la zona y lleven al desplazamiento y estrés de los animales”.

4. Sobre los residuos y desechos.

“Es necesario recoger todos aquellos residuos generados durante la actividad, transportándolos hasta el domicilio propio o a contenedores existentes en núcleos urbanos próximos. El escalador debe ser consciente de que para un mayor disfrute de su actividad el entorno en el que practica la escalada debe estar lo más intacto posible”.

5. Sobre el ecosistema, la flora y la fauna.

“Se ha de respetar y proteger la vida animal y evitar en todo lo posible afectar a la vegetación que habita en el entorno donde nos encontramos, tanto al pie de la vía como a lo largo de la misma, siendo conscientes del valiosísimo ecosistema que representa. Es nuestra responsabilidad no alterar los espacios de nidificación en las paredes y así mismo no debemos deteriorar los elementos de los diferentes habitats, tanto a pie de vía como a lo largo de la misma”.

6. Sobre las restricciones permanentes y temporales.

“Se debe cumplir la normativa general y específica que regula al espacio natural protegido, mostrando especial atención en aquella que corresponde la práctica de la escalada. Debido a los períodos de nidificación de aves pueden existir restricciones con carácter periódico que pueden afectar a la práctica deportiva. Toda la información sobre cualquier restricción, permanente o con carácter temporal debidamente justificada por el oportuno informe científico, por motivos de conservación o restauración de ecosistema podrá ser consultada por el escalador en los diferentes puntos de información existentes. Es responsabilidad del escalador conocer esta información antes de llevar a cabo su actividad y de los gestores de los Espacios naturales Protegidos darla a conocer. Cualquier restricción que se establezca habrá de ser justificada por el oportuno informe científico-técnico, donde se establezca su conveniencia o necesidad y adoptarse en colaboración con la Federación Deportiva implicada.”

7. Sobre las infraestructuras y vías de escalada.

“El escalador es consciente de la fragilidad de las formaciones geológicas en las que desarrolla su actividad y por ello propicia la conservación integral de las mismas. El escalador deberá respetar las restricciones que por las necesidades de conservación ambiental o técnica pudieran establecerse respecto al reequipamiento de vías, especialmente con taladro automático (medios motorizados) o la apertura de nuevas rutas en zonas donde anteriormente no se haya escalado. Los gestores del Espacio Natural Protegido adoptarán estas regulaciones en colaboración con las Federaciones Deportivas correspondientes”.

8. Sobre las actividades de grupos organizados.

“Las federaciones deportivas, los clubes, las empresas, asociaciones u otro tipo de colectivo o grupo organizado que quiera llevar a cabo una actividad de escalada ha de informarse y solicitar los permisos pertinentes que autoricen dicha práctica. Los clubes o personas adscritas a las Federaciones de Montañismo y Escalada, cuando se trate de zonas donde la escalada sea organizada, sólo requerirán solicitar el permiso específico cuando vayan a realizar actividades deportivas que impliquen a grupos numerosos, debiendo concienciar a los practicantes de los valores de la práctica deportiva y de que sean partícipes en la conservación del valioso espacio en el que realizan su actividad. El practicante debe apreciar y considerar todo lo que le rodea y valorar la riqueza natural y paisajística del ecosistema en el que se encuentra. Los organizadores harán prevalecer siempre criterios de conservación sobre los de disfrute o lucro”.

9. Sobre los programas de voluntariado y de investigación.

“Los escaladores están invitados a participar en los programas de voluntariado en el ámbito de la conservación y el estudio y en los de investigación que se ofrecen, colaborando en todas aquellas actuaciones que se impulsan en el espacio protegido y proponiendo acciones concretas que ayuden a la mejora en la conservación y gestión de los lugares de escalada. Del mismo modo las federaciones, clubes, asociaciones y otras entidades podrán proponer líneas de actuación que permitan una mayor difusión social de esta práctica deportiva y su relación con procesos de investigación, habiendo de tener especial consideración por los órganos gestores”.

10. Sobre la Educación Ambiental y campañas de divulgación.

“El escalador es el máximo exponente en la protección del entorno donde practica su actividad siendo consciente de que su compromiso por la conservación y mejora del medio ambiente permite mantener en óptimo estado el hábitat donde se encuentra y que esto asegurará su transmisión en las mejores condiciones posibles a las generaciones futuras de escaladores. Dicha protección también abarca la preservación de la identidad cultural y de los valores tradicionales de la comarca donde escala y desarrollará la importante historia de esta ejemplar actividad deportiva y recreativa”.

EPÍLOGO
“Los abajo firmantes, de modo colectivo, como representantes de entidades promotoras de actividades de escalada, responsables gestores de la administración ambiental, representantes del sector turístico y del ámbito universitario, o a nivel individual se comprometen a respetar y a difundir esta Declaración en todos los ámbitos donde se desarrolle la escalada, a promover su práctica de forma sostenible bajo los principios de los encuentros reseñados en el preámbulo de esta Carta”.

NOTA IMPORTANTE: Esta Declaración de Espuña va acompañada de un protocolo que compromete al desarrollo de una regulación específica de la práctica de la escalada en el Parque Regional y de unos compromisos de cooperación de todas las partes en la consecución de los fines y principios que emanan de la misma, tanto en el ámbito del uso público como en el del desarrollo de la modalidad deportiva en espacios naturales protegidos.

En el Centro de Visitantes “Ricardo Codorniú” del Parque Regional de Sierra Espuña.
26 de noviembre de 2004
 

 
 
Sierra Espuña