MANCOMUNIDAD TURÍSTICA DE SIERRA ESPUÑA
Click para ver otra imagen
Añadir a Hoja de Ruta
Hoja de Ruta
Reducir texto Agrandar texto

Castillo de Aledo - La Calahorra

La torre que hoy es emblema de la pequeña villa medieval de Aledo fue siglos atrás ejemplo de poderío y defensa del territorio. Sobre la primera fortaleza musulmana levantaron los cristianos esta singular torre destinada a la vigilancia fronteriza y refugio de sus pobladores. Con la reconquista de Granada en 1492 pierde su importancia estratégica, pasando por numerosos usos hasta convertirse en la actualidad en uno de los mayores atractivos turísticos de la comarca.


Está situada en medio del antiguo recinto militar y su base es cuadrada. Su sencilla distribución cuenta con una planta baja, dos alturas y una terraza. Sus dimensiones actuales son: 20 m. de alzado (en sus 23 tapias, cada una de las cuales tiene 0’80 cm.) por 12’90 de lado, aunque debió ser más alta, tal y como se deduce de un documento de 1468 que la describe con 25 tapias de alto y un almenaje que obviamente no está. Además, la torre dispone de una plataforma (o zarpa) de argamasa que sirvió para nivelar el terreno. Lógicamente, diversas reformas posteriores le han dado su forma actual.
En los umbrales del XVI la Torre constituye un último reducto defensivo. Hasta el siglo XVIII cada piso mantiene la misma función (planta baja, almacén de agua; primer piso, armería, y segundo piso, granero). Cumple con los requisitos exigidos en los tratados de arquitectura militar del siglo XV: ser la más elevada y robusta, para desde ella controlar toda la fortaleza; contar con accesos fácilmente eliminables desde el interior; poseer un aljibe interno; disponer de un lugar donde concentrar armamento; un horno; un molino de grano y almacén para el mismo.
A pesar de ser obra cristiana su sistema constructivo utiliza materiales típicos de época andalusí, a excepción de su alto contenido en cal, más acorde con las construcciones almohades de origen norte africano.
El interior de la Torre también acusa influencia islámica en los arcos que sostienen las bóvedas de cada piso, que responden a un diseño típico mudéjar (musulmanes “españoles” bajo dominio cristiano) de finales del XIII. Del mismo estilo ha de considerarse la configuración externa del vano de la cara oeste del segundo piso. Un sistema de sostén y cubrimiento similar al de la Torre del Homenaje lo encontramos en la Torre Alfonsí de Lorca.
 

 
 
Sierra Espuña