MANCOMUNIDAD TURÍSTICA DE SIERRA ESPUÑA
Click para ver otra imagen
Añadir a Hoja de Ruta
Hoja de Ruta
Reducir texto Agrandar texto

Centro Arqueológico

“ Las termas de Hamma Bi-Laqwar a 10 millas de la capital; se llaman así por estar en la alquería de Bi-Laqwar; en ella había recintos abovedados para hombres y mujeres, y el manantial nacía en el de aquéllos con tanta agua que después de cubrir las necesidades de los bañistas podía regar los campos de la alquería”.
Al-Qazwini, siglo XIII
Al pie del Cerro del Castillo y aprovechando la existencia de un manantial de aguas termales, en el siglo I después de Cristo los romanos construyeron un gran balneario que utilizaron ininterrumpidamente hasta el siglo IV.
Más tarde, los árabes lo convirtieron en el hamman (o baño árabe) cumpliendo los preceptos religiosos obligatorios de purificación y siguiendo la tradición de las termas romanas, por lo que reutilizaron los mismos espacios abovedados.
Al finalizar la Edad Media los baños entran en declive hasta que en el año 1854 se construye el gran Hotel-Balneario (demolido en 1972), un edificio de tres plantas desarrolladas sobre las antiguas salas de baño abovedadas, reutilizando sus espacios en una planta sótano, donde se ubican las bañeras, y tres plantas con habitaciones, cocinas, salón social y modernas instalaciones de duchas, baños de vapor, pulverizaciones, alberca general y una piscina destinada al baño público de los más pobres.
La singularidad de las Termas de Alhama radica en ser uno de los más grandes conjuntos termales de todo el Levante español que alberga en un mismo lugar dos complejos bien diferenciados: uno destinado al baño medicinal y otro de tipo recreativo en espacios separados para ambos sexos.
Estos baños constituyen un ejemplo de convivencia arqueológica en un mismo complejo: salas romanas, reutilización de las mismas en el período islámico y cristiano hasta la construcción del nuevo balneario en el siglo XIX. Los baños fueron declarados en el año 1983 como Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional (B.I.C.) y en 2002 convertidos en el actual Centro Arqueológico.
 

 
 
Sierra Espuña