MANCOMUNIDAD TURÍSTICA DE SIERRA ESPUÑA
Click para ver otra imagen
Añadir a Hoja de Ruta
Hoja de Ruta
Reducir texto Agrandar texto

Ermita de la Concepción

Los visitadores del obispado dan licencia “a los mayordomos de la hermita y cofradía de Ntra. Sra. de la Concepción desta Villa para que de la venta de sus propios y limosnas puedan reparar la dicha Hermita por necesitar dello para su conservación haciendo los gastos que se ofrecieren”
Libros de fábrica de la Parroquia de San Lázaro, 1688

Es necesario remontarse hasta el año 1627 para encontrar la primera noticia sobre esta ermita. En el capítulo celebrado por la Orden Franciscana en el convento de Alcázar de San Juan, el 21 de marzo de ese año, presidido por Fray Bernardino de Sena, se determinó:
“que en la villa de Alhama, distante de Mula cinco leguas, se funde un Hospicio, señalando por principal fin, el que sirviera para hospedar a los religiosos enfermos, que pasaban a tomar los baños, que ay en aquel pueblo, tan saludables: y se destinaba por sitio más acomodado una Hermita, que ay de la Concepción de N. Señora. Las variaciones que ha tenido este intento, y el estado que al presente tiene, es notorio en todo este país; y por conducir poco al Público, no lo dilato y solamente pongo la noticia, para que conste la mucha antigüedad de esta determinación…”
Crónica de la Santa Provincia de Cartagena
de la Regular Observancia de N.P.S. Francisco.

Con esta obra, muy cambiada en su aspecto exterior con respecto a la original, podemos ilustrar la fundación de ermitas con la advocación a la Inmaculada Concepción, mucho antes de que fuera definido el dogma, en el año 1854, por el Papa Pío IX. Murcia fue una de las primeras regiones que popularizó este culto y fueron las cofradías las artífices de la fundación de numerosas ermitas, cuyo fin consistía en cubrir las necesidades asistenciales, hasta entonces descuidadas o insuficientemente atendidas, de socorro de los enfermos y de los miserables, conocidas como hospital de curación y de pobres, que además proveían de todo lo necesario para el enterramiento de los difuntos.
 

 
 
Sierra Espuña