MANCOMUNIDAD TURÍSTICA DE SIERRA ESPUÑA
Click para ver otra imagen
Añadir a Hoja de Ruta
Hoja de Ruta
Reducir texto Agrandar texto

Ermita de San Roque

“…que se puedan publicar y ganar ciertas gracias e indulgencias que nuestro muy santo padre Clemente décimo concedió a favor de las personas que habiendo confesado y comulgado visitaren la Iglesia de San Roque extramuros de Totana, diócesis de Cartagena, en el día y fiesta de San Roque, desde sus primeras vísperas hasta el mismo día puesto el sol…”
“Dado en Madrid a 24 de mayo
de mil seis cientos y setenta y tres años”

Alzado a los altares en el siglo XVI, abogado por excelencia contra la peste y todo tipo de epidemias, San Roque ha sido desde la Edad Media uno de los santos más populares. No en vano esta ermita se erigió en 1559 como testimonio de agradecimiento de los vecinos por “haber parado” la epidemia de peste que asoló la villa.
Aquella primitiva ermita tuvo que ser aumentada a finales del XVI por su corta capacidad. Y en 1745 el Vicario de la villa manda a los mayordomos “que con brevedad posible hagan una imagen de San Roque, y la pinten y doren, por estar vieja y no decente la que hay…”. Un año más tarde se rehace la pared del presbiterio y al mismo tiempo un nicho para San Roque. No fue hasta 1761 cuando adquirió la forma que hoy tiene, aunque en 1903 se llevó a cabo la restauración por el maestro D. Pedro Munuera Villar y se le incorporó el coro.
Es un edificio de estilo toscano de planta rectangular con una sola nave, cubierta de bóveda semicircular sustentada por arcos fajones y cúpula semiesférica sobre el crucero; adornada con pinturas dieciochescas de motivos florales y cadenetas en tonos azul y rojo. A cada lado de dicha nave hay cinco capillas.
Adosada al templo se encuentran la casa del sacristán, llamado popularmente Sanroquero. A través de la sacristía se tiene acceso a una habitación destinada a conservar el trono y ornamentos de Santa Eulalia. Cuenta la tradición que la noche de su llegada a Totana pernoctó en la ermita y todos los años el día 9 de diciembre la imagen de la Santa es trasladada a San Roque para ser conducida después en procesión a la Parroquia de Santiago.
 

 
 
Sierra Espuña